Mi FIMPRO 2017

Por: Oliver Zurita
 
No cabe duda que hoy en día la industria de la música ha tomado nuevas direcciones y fuertes variantes, comenzando por la parte tecnológica, que en estos días es una herramienta fundamental en varios aspectos. Pero sin dejar la gran parte humana, que aún es el motor que lo hace todo posible… o imposible también.
 
La Feria Internacional de la Música FIMPRO, reunió nuevamente promotores, músicos, curadores de festivales, periodistas, y toda clase de personaje involucrado en la industria de la música. Entre conferencias, speeds que permitían tener citas con aquellas personas que pocas veces se tiene la oportunidad de tener su atención para presentar proyectos e iniciar nuevas colaboraciones.
 
Guadalajara se muestra cada vez más como un referente de la música, con talentos locales en diferentes estilos musicales, tanto como en la búsqueda de nuevos sonidos por parte del público. Se dice mucho que esta ciudad se vuelve más como una CDMX pero en realidad tiene aún sus características que la hacen única.
 
Las presentaciones de la FIMPRO este año tuvieron cita en lugares como el Teatro Diana, Palíndromo, Vía Libertad y el Cineforo, propuestas locales y de otros países como Chile o Colombia dieron vida al festival de la feria con sus presentaciones así como los ponentes en las conferencias y pláticas, una feria donde también se reúnen amigos de esta misma escena que si bien se expande, también se contiene en un cierto circuito. Las oportunidades de que una banda se de a conocer no siempre son en un escenario ni en las redes sociales, afortunadamente aún existe ese lazo humano de interactuar en persona con la gente que te puede impulsar en este ámbito tan complejo.
 
Los comentarios dentro y fuera de un evento como FIMPRO siempre provocan el debate, las conferencias siempre motivan para seguir adelante, mientras que en ocasiones te puedes dar cuenta de que no todo siempre es como lo platican. Hoy en día la música sigue sufriendo prácticas que ponen en desventaja a muchos que trabajan fuerte y dedican su tiempo para lograr mejores propuestas, que se ven opacadas por música de baja calidad y letras melodiosas y pegajosas pero vacías de mensaje.
 
Esta primer experiencia en la FIMPRO me ha enseñado lo importante que es hacer lo correcto siempre, la paciencia siempre será una gran virtud en este ámbito, pero sobre todo las acciones siempre son las que hablarán de uno mismo y provocarán que otros volteen a verte, a veces con recelo, otras con admiración y respeto.
 
El tiempo es vital en esta feria, conocer a todos es casi imposible, pero siempre hay alguien que te quiere conocer, o alguien que descubres, regresar con tarjetas de tantas personas que conoces por conocidos o que reconoces por alguna red social es genial. Entre tragos y la música se dan conversaciones de anécdotas, experiencias buenas y malas entre colegas, colegas músicos, colegas periodistas, colegas managers.
 
A veces se rebasa esa delgada línea de lo secreto, lo profesional y lo personal, un territorio delicado, sería imprudente sacar trapitos al sol, pero como dije antes, nuestras acciones hablan por si solas y se reconocen para bien o para mal. Sin duda el próximo año regresaré a la FIMPRO para compartir nuevas anécdotas y escuchar otras más que pasen a lo largo del año, será interesante ver los progresos o incluso los fracasos que ocurran para llegar ahí y compartir.
 

Tags

You may also like...

Sorry - Comments are closed

Expande Tus Sentidos

Cap Digital Training Center

CAP Digital

Twitter