Eleven: La fragilidad de lo visceral

Fue en el 2013, cuando salía a la luz el primer álbum de Fesway (Alas y Garras) desde entonces la banda tapatía ha dado mucho de que hablar, su música ha llegado a diversos lugares del país e incluso a realizar presentaciones en Colombia y Costa Rica.

A finales del año pasado, lanzaron su segundo disco titulado Eleven que contrastante con su primer álbum, destaca por contar mayormente con letras en español. La dirección de dicho álbum corrió a cargo de Sacha Triujeque.

Eleven es el resultado de un proyecto sólido, que como su nombre lo indica está constituido por 11 temas, la hechizante voz de Sofía Orozco, nos incita a liberar todos nuestros deseos, Yolihuani Curiel genera un efecto hipnótico en algunos coros, y la batería punzante de Fernando Arias.

Blanco es solo el preámbulo para ir desatando las emociones, permitiéndonos expandir los sentidos de nuestro cuerpo y liberar al instinto en temas como Animal, un álbum que nos hace reflexionar acerca de lo que somos y de nuestro espíritu.

Rememorar el acercamiento a lo idílico de una mirada mágica que nos orillará a apagar el frenesí, es Ansias, el álbum es multifacético. Once deja en primer plano a la voz de Yolihuani, dándole un giro vertiginoso a lo que se escucha anteriormente.

FSY nos había adelantado un previo de lo que sería Eleven, al concluir algunas de sus presentaciones con el tema de Lencería, el cual sellaba una conmoción musical. Sin olvidar los tintes electrónicos, esta ocasión apuestan por un sonido más experimental.

Sin duda no podemos esperar a tener en nuestras manos el físico, mientras Eleven ya se encuentra disponible en diversas plataformas digitales.

Visita www.fesway.com

Por: @liluz_da_kahlo

Tags

You may also like...

0 thoughts on “Eleven: La fragilidad de lo visceral”

Deja un comentario

Cap Digital Training Center

CAP Digital

Twitter