Ni iguales, ni diferentes, sino todo lo contrario: Las adaptaciones cinematográficas de DC y Marvel.

Por Héctor Plascencia

Las películas de DC Comics, constantemente son muy desvalorizadas por el público en general y aunque existen grandes ejemplos cinematográficos emanados de dicha marca de comics, estos no ocupan un lugar “privilegiado” en el gusto popular.

Con los recientes estrenos de Thor Ragnarok y La Liga de la Justicia, vuelve a la mesa el eterno debate sobre qué universo prefiere el público. También se despierta una ociosa curiosidad sobre el impacto cultural generado por cada uno de estos universos en la actualidad.

Los recientes estrenos aportan nuevos datos y una perfecta ocasión para revisar qué le ha aportado al cine cada firma de superhéroes. Vale la pena detenerse a valorar los productos existentes a partir del análisis de variables más rigurosas; como los niveles de calidad y complejidad presentados, la diversidad de propuestas temáticas ofrecidas y las fórmulas de marketing empleadas. Esto a fin de visualizar qué camino cinematográfico está tomando cada universo. Acompáñenme en esta reflexión, los resultados son asombrosos.

 

LO “EXQUISITO”

Comencemos por mencionar las cintas de mayor calidad y complejidad en cada universo. La lista de DC es larga. The Watchmen: los vigilantes (2009) representa una parada obligatoria. Esta cinta fue dirigida por Zack Snyder, el mismo Director de La Liga de la JusticiaThe Watchmen representa un antes y un después en términos técnicos y temáticos y su mayor logro es la apertura de terreno en los niveles de experimentación gráfica.

En el terrero de las cintas de culto, bajo el subsello DC, se presentó la imprescindible V de venganza (2006), cuya influencia ideológica en el mundo es indiscutible hasta la actualidad. Gracias a este filme, la máscara deGuy Fawkes se popularizó como un ícono de combate para diversos movimientos de contemporáneos de oposición al sistema; como es el caso del grupo de hackers Anonymous.

Si nos concentramos únicamente en analizar el mundo de La Liga de Justicia, saltan filmes como Batman (1989) y Batman regresa (1992) ambos de Tim Burton. Estos ejemplos son un mundo infinitamente complejo; producto de la mezcla los elementos estéticos propios de Burton, con un matiz de cine negro y una fantástica turbiedad psicológica en sus personajes, incluido Batman. El resultado es un cine de superhéroes, completamente ajeno a la simple exhibición de escenas de acción o a la exaltación de la superioridad física del héroe.

Desde su origen en 1939 en la revista Detective Comics (DC), y en los ejemplos cinematográficos mencionados, Batman ha destacado por su sofisticación psicológica y estética. En la renovada concepción de Batman, impregnada en los filmes de Christopher Nolan, principalmente en Batman: El caballero de la noche (2008) no solo se continúa con esta fina esencia, sino que es llevada al máximo y se firma con una impronta contemporánea: el tema del terrorismo, encarnada en un Joker catalogado por muchos expertos del medio cinematográfico, como el mejor villano de la historia.

Marvel, por su parte no tiene ningún ejemplo emanado de Avengers que se encuentre a la altura de un filme de culto, en términos de estética y de complejidad cinematográfica. En su universo extendido podríamos contemplar Logan (2017) como candidata. Este coctel de drama, ciencia ficción y western, situado en un mundo futuro, decadente, distópico, y con un protagonista en busca de la redención, constituye quizá el único ejemplo exquisito y que ha trascendido más allá de sus convencionalismos.

DIVERSIDAD EN TEMAS Y ESTILOS

Nuevamente encontramos a DC varios pasos delante de Marvel. En las historias individuales, La mujer maravilla (la serie de televisión de 1974 y la película del 2017) y Gatúbela de 2004, son ejemplos que destacan por tener a una superheroína y a una villana como protagonistas.

Incluso, en el infame ejemplo de Escuadrón Suicida (2016), Harley Quinn representó el ícono y gancho de la película para la captación del público, incluso por encima de la “renovada” imagen del Joker. En el mundo de losAvengers, Marvel tiene a Natasha Romanoff (Black Widow) y a Wanda Maximoff, las cuales no han dejado de ser personajes secundarios y, hasta ahora, no hay una historia individual de ellas.

En el terrero de la animación, Marvel no tiene ejemplos destacados que trasciendan más allá de los círculos independientes de fans. Por su parte DC presentó este 2017 Lego Batman y The Killing Joke, esta última ya encaminada a volverse una cinta de culto.

ESTRATEGIAS EN EL GÉNERO DE SUPERHÉROES

Según las estadísticas de Canacine, sobre los ingresos de la taquilla mexicana Thor, en su semana de estreno, solo percibió 140 millones de pesos, quedando en segundo lugarfrente a 206 millones de Coco, a pesar de que esta ya se encontraba en su segunda semana de exhibición.

La ventaja numérica de Coco fue bastante considerable e histórica. Los estrenos de Marvel difícilmente habían sido desplazados en la taquilla, aunque al final, ambas películas dependían de la misma distribuidora:Disney. En cambio, La Liga de la Justicia, en su fin de semana de estreno obtuvo 182 millones de pesos, colocándose en el primer lugar de ingresos y superando a Thor, por casi 40 millones.

Infinidad de factores intervienen en el hecho de que una audiencia, fanática o ajena a los comics, guste o no de una película; pero, es indudable que los números no fueron del todo favorables para Marvel. Los Avengers, como tema, ya reflejan un desgaste evidente, tras ocho años en los imaginarios populares; sin dejar de mencionar la pésima calidad de las dos películas anteriores de Thor.

Esto justifica recientes estrategias de Marvel por apostar a diversos “subgéneros cinematográficos”, dentro del “género madre” de superhéroes, esto para dar frescura a sus películas, como fue el caso del muy forzado toque de comedia impregnado en esta tercera entrega de Thor.

La estrategia tradicional, tanto de Marvel como de DC, consiste en apostar a la acción y a la aventura principalmente. También se intenta que la ciencia ficción ocupe un lugar importante, con base en la apuesta a los avances tecnológicos que supuestamente posibilitan la existencia de superhéroes como Antman, Iron Man, Capitán América y Hulk o que les aportan una ventaja táctica, como a Batman.

Pero, además de Thor, y su penoso intento cómico, Spider-Man Homecoming es ejemplo de la apuesta a la high school movie ya que lo representan como el adolescente en su proceso de pubertad y, el marco de la acción y de su vida en general, deriva de la escuela. Las dos entregas de Guardianes de la Galaxia y Deadpool, intencionalmente o no, son una spoof movie, esto significa que son una parodia del género de superhéroes, en su intento gracioso por representar a los protagonistas como antihéroes que se topan de manera accidental con el heroísmo.

Ajeno al universo Avengers, recordamos la mezcla de géneros presente en Logan, que incluyó drama, ciencia ficción y western y la actual apuesta por el terror en la película Los nuevos mutantes, próxima a estrenarse.

Es evidente que, salvo Doctor Strange y exceptuando las tres entregas de Capitán América, todas las historias individuales de Marvel son muy básicas, simplonas y su única aportación a veces, es el cliffhanger o escena poscrédito, como gancho de un eterno rompecabezas interminable de historias individuales y colectivas interconectadas. Estos resultados ofenden al espectador; es inconcebible que una industria multimillonaria como Marvel, con ingresos tan poderosos en taquilla, genere productos tan básicos y faltos de calidad.

Opiniones a favor y en contra de lo anterior, habrá muchas. Solamente no hay que olvidar que hablar sobre las adaptaciones de los comics al cine es un tema muy espinoso, porque el público friki es de los más radicales y renuentes a las críticas vertidas hacia sus objetos de admiración. Para ellos la calidad o infamia de un filme radica, casi de manera única, en el apego al cómic.

Adicional a esto, la mayoría de estos públicos solo se interesan en textos cuyo objetivo sea evaluar y explorar las conexiones entre la película y el cómic o escritos que busquen explicar el origen y naturaleza de sus personajes y no están acostumbrados a textos académicos que, basados en argumentos, alejen al filme de sus parámetros y lo estudien como a cualquier otro filme.

En tema es tan infinito y extenso, como los universos del cómic. Los productos cinematográficos se han posicionado incluso, como un pequeño universo casi aparte. Podemos seguir analizando muchas cosas, como la gracia natural de Flash y compararla con el humor forzado de Thor o la pedantería de Tony Stark frente al oportuno humor negro de Batman, etc.

Lo que me gustaría, estimado lector, es que recuerde que cualquier película es una ventana a la reflexión. En esta ocasión Justice League, fue el pretexto para demostrar la  madurez existente en las adaptaciones fílmicas de DC y fue una invitación a la reflexión sobre la exquisitez y complejidad de este universo, contrastado con la sobrevaloración de los productos Marvel.

Tags

You may also like...

Sorry - Comments are closed

Expande Tus Sentidos

Cap Digital Training Center

CAP Digital

Conciertos Plaza Condesa

Flyers

Twitter

Independientes

Flyers