Los crímenes del Mar del Norte o la contención por la corrección

Por Héctor Plascencia

 

El nombre de esta película hace referencia a la calle “Mar del Norte” en la Ciudad de México. Ahí habitaba Gregorio Cárdenas; personaje denominado por la prensa amarillista como “el estrangulador de Tacuba”; un homicida múltiple, convertido en celebridad mediática en 1942, tras sus cuatro asesinatos cometidos contra mujeres y cuyos cadáveres terminó enterrando en el jardín de su casa, en dicha calle.

 

Goyo Cárdenas “políticamente correcto”

 

Goyo Cárdenas como propuesta cinematográfica es una gran idea con infinidad de posibilidades temáticas; sin embargo, Los crímenes del Mar del Norteresultó un muy tibio producto final.

Una de las posibles explicaciones de esto, la podemos hallar en el contexto de corrección política en el que actualmente vivimos. Hoy un escritor o un director de cine, ve limitadas sus opciones de lenguaje, debido a que cualquier comentario, expresado sin el debido cuidado, puede ser tomado como discriminatorio y desembocar en un escándalo.

En este tenor, con los feminicidios como una constante que hiere a nuestra sociedad y con la histórica voracidad sensacionalista en nuestra prensa, resulta casi imposible recrear un tema relacionado con el multihomicidio de mujeres menores de edad “en todo su esplendor”.

Aunque se trate de la recreación de un hecho histórico es difícil encarar a la sensible opinión pública, propensa a desgarrarse las vestiduras al ver representada en la pantalla grande “tal atrocidad, cuando las cosas están como están” amparados en la falacia de “negarse a ver en la ficción, lo ocurrido en la realidad” y reprocharle a los creadores el tocar esos temas, como si ellos fueran los culpables de las problemáticas que agobian a nuestro país. 

El gran ausente, sin duda es Alfonso Quiroz Cuarón, personaje crucial en las investigaciones de los crímenes del mar del norte, el cuál es burdamente sustituido en el filme, por una actuación policiaca, un tanto satírica.

Finalmente tenemos ante nosotros dos grandes temas en pantalla: la nota roja y la violencia de género. Nuestra cinematografía no escatima al enlistar ejemplos de filmografía emanada de casos tomados de la nota roja, los cuales van desde lo melodramático y lo policiaco, hasta lo exquisito.

Basta citar Muerte en el río Tula, Por fin tengo a mi hijo, Las Poquianchis, Los motivos de Luz,  Mexican Gangster, La cuarta compañía y ahora Los crímenes del mar del norte, sin dejar de mencionar ejemplos en el cine documental como Los ladrones viejos y relatos ficticios totalmente inspirados en la nota roja como El profeta Mimí y Bajo la salEste breve recuento reitera como el melodrama de la nota roja mexicana es vocación y antecedente cultural en el imaginario del mexicano.

En cuanto a violencia de género nuestro director de Los crímenes del Mar del Norte, José Buil, destacó como productor y guionista al colaborar con su esposa Maryse Sistach en Perfume de violetas y en La niña en la piedra, retratando el tipo de violencia que victimiza a la mujer en el entorno urbano marginado y rural, respectivamente.

Al recordar tan importantes referentes en la carrera de Buil, inevitablemente nos atrevemos a cuestionar ¿Qué le sucedió en esta ocasión? ¿No le alcanzó la experiencia técnica y narrativa como director para entregar un producto más consolidado? ¿El proyecto original terminó mutilado debido a la temática? ¿El contexto de las buenas conciencias, tan políticamente correctas cohibió sus intenciones…?

 

Los crímenes del Mar del Norte ll Thriller ll

Dirige: José Buil ll

México ll 2017 ll 95 min

Tags

You may also like...

Sorry - Comments are closed

Cap Digital Training Center

CAP Digital

Twitter